12.4.17

Trotamundos: Volver a despertar

Y así, el gigante dormido abria sus ojos nuevamente. Estaba hambriento y sus miembros, aletargados volvían lentamente a la vida.
El gigante se vuelve a levantar y con él, su ambición de conocer lo desconocido, de saborear cada detalle, cada rincón, cada conversación.
Bemvindo! a gente se ve por aqui!


24.12.16

Panquetzaliztli y el nacimiento de Huitzilopochtli

Que tal queridos lectores. Cercana la nochebuena les traigo, como me apetece hacerlo, una historia similar relacionada en algún punto con la navidad.
Hoy nos centraremos en la historia de Huitzilopochtli, dios solar de la guerra y el Panquetzalitztli, mes azteca dedicado al dios de 20 días de duración, coincidente entre el 30 de noviembre al 19 de diciembre y del 29 de noviembre al 18 de diciembre en años bisiestos del calendario gregoriano actual.

Huitzilopochtli o "Colibrí Izquierdo"

Huitzilopochtli es hijo de Coatlicue, diosa de la fertilidad, patrona de la vida y de la muerte. Se lo conoce como el Guerrero Celeste, representado por el águila en el jeroglífico de México - Tenochtitlán y en el escudo nacional de ese país.
Un día, Coatlicue barriendo se encontró una pelotilla de plumas que puso en su seno, quedando así embarazada. Coyolxauhqui, hermana del dios engendrado y diosa de la Luna, indignada por el hecho logró convencer al resto de sus hermanos de que había que matar a su madre pero, dentro de su vientre, Huitzilopochtli le habló a su madre para que no temiera. Coyolxauhqui junto a sus otros hermanos, los Centzonhuitznahua, las cuatrocientas estrellas sureñas, avanzaron contra su madre pero en el momento en que llegaron nació el dios completamente armado con una vara y un dardo color azul; su rostro pintado; una pluma pegada en la cabeza y una culebra hecha de teas con la que venció a sus adversarios, dejando a Coyolxauhqui sin cabeza.

La Fiesta del Panquetzalitzli

El Panquetzaliztli que duraba los veinte días del decimoquinto mes del calendario azteca. La mayoría de los estudiosos de la cultura mexica están de acuerdo en identificar a Huitzilopochtli con el sol e interpretan la fiesta de Panquetzaliztli como representación del nacimiento del astro. Se define en su oposición a Etzalcualiztli, fiesta del solsticio de verano en el norte: si la primera representaba una gran celebración para la llegada de la estación de las lluvias que involucraba a todo el clero dedicado al culto de Tláloc, dios de la Lluvia y el Trueno. la segunda se tenía en plena estación seca y veía la participación de todos los sacerdotes consagrados a Huitzilopochtli. La
ubicación de la plataforma del templo dedicada a Tláloc en la parte norte del Templo Mayor de Tenochtitlan y de la de Huiztilopochtli en la parte sur, confirma aún más esta idea.  
La ceremonia incluía la elaboración de una figura de maíz tostado amasada con miel de maguey que preparaban las muchachas casaderas que se ponían sus mejores plumas y guirnaldas. Cuando la preparación terminaba, la sacaban al patio del templo y la recibían los jóvenes mancebos que también traían guirnaldas de maíz; se la presentaban al pueblo de Tenochtitlan y la subían a la pirámide del Templo Mayor. Allí los aztecas se arrodillaban y comían un poco de tierra. 
Durante el periodo mencionado, solo se comía un pan de amaranto sin tomar agua como parte del ayuno. La ceremonia terminaba desde lo alto del templo de Huitzilopochtli con la figura de Huitzilopochtli y se dirigían corriendo al juego de pelota llamado Tlachco (Eje central), de ahí corrían hacia Tlaltelolco llegando ahí corrian por el camino llamado Nonohualco llegar hasta los territorios de la ciudad de Tlahcopan a un lugar llamado Tlaxotlan.
Después iban al barrio llamado Popotlan, de allí hasta Chapultepec pasando por un río que corría allí llamado Izquitlan, pasando por Mixcoac y seguir hasta Coyohuacan a un lugar que se llama Tepetocan, de allí salían hasta Mazatlán un barrio de Iztacalco para finalmente llegar a un pueblo llamado Acachinanco.
Llegando a ese lugar comenzaba el regreso hasta el Huelli Tecalli, Templo Mayor de Huitzilopochtli pero en esta última corrida la gente no los dejaba pasar, les impedían el paso mientras que ellos debían hacer esfuerzos para pasar, llegando muy cansados a lo alto del templo, los papeles de sus atuendos los ofrendaban en una figura llamada Cuauhxicalco en el Templo Mayor donde se quemaban.
Al último día se repartía entre las personas una bebida de color azul llamada Matlalohtli que significa “Camino azul”.
Con esta fiesta se marcaba el triunfo de Huitzipopochtli y el sol volvía a reinar en el cielo. 

Hasta aquí toda la información. Espero que hayan disfrutado de la recopilación.

¡Feliz navidad para todos y que las deidades solares en las que crean les traigan la energía para lo que viene!

Fuentes:

Panquetzaliztli: El nacimiento de Huitzilopochtli y la caída de Tezcatlipoca
Gabriel Kenrick Kruell

Así era la navidad azteca

Revista Chilango

Huitzilopochtli
www.mexicodesconocido.com.mx

www.azcatl-tezozomoc.com

18.12.16

El tiempo líquido

La vida se define por momentos. Uno cuando es pequeño piensa que su vida es eterna, ilimitada y que lo mejor está siempre por venir. Por neurosis personal siempre estoy pensando en lo que va a venir. Esta racionalización propia de la sociedad de tiempo productivo que estamos atravesando ha coptado todos los momentos que tienen que estar estrictamente programados y deben tener un sentido. Nuestra vida se ha convertido, a menos a nivel general, en una programación de momentos:

Ir al Gym: 4 veces por semana
Cena con novia: 2 veces por semana
Cena con amigos: 1 vez por semana (Generalmente viernes)
Ir al teatro y/o cine: 1 vez por semana
Ir al parque: 1 vez por semana

Y esos momentos, como se pueden apreciar, ya no son atribuidos a obligaciones laborales como era en otro momento. En otras épocas, el trabajo se llevaba gran parte de las 168 hs. semanales y luego era todo tiempo libre. Hoy esa mecanización, cuasi industrial, del tiempo se ha esparcido por nuestra vida no laboral, programándolo y subyugándolo a veces casi a una tarea más.
Varias veces me he preguntado a mi mismo "¿Por que sigo haciendo esto si sencillamente no tengo ganas?" La respuesta es simple: Porque los tiempos actuales nos dictan subliminal mente que algo tenemos que hacer. En general se ha perdido la espontaneidad. El hacer solo por el hacer les es reservado a los que por estructura mental son así o se lo han preguntado y cuestionado.

Esta forma de vivir, en un principio fue pensada como un modo de llegar a la felicidad. La mayor oferta para un tiempo libre ha crecido exponencialmente gracias a la sociedad de consumo y el avance de las redes sociales y la oferta tecnológica que nos conecta y nos ofrece mayor información en una parte, pero nos llena de información y nos agobia por otra.

En la época de nuestros padres (Tengo 29 años), ni que hablar en la de nuestros abuelos, las actividades disponibles eran menos. Pasar tiempo con la familia o algún hobby como leer o pintar y obligaciones como lavar el auto o hacer arreglos para la casa eran la oferta imperante en aquellos tiempos. No había que pensar tanto para transitar nuestro tiempo libre. (Fíjense como el pensar para nuestro tiempo libre puede ser fácilmente una contradicción).

Si en otro tiempo las neurosis, producida por los deberes y obligaciones familiares, ocupaban la preponderancia para los cuadros psicológicos, hoy ganan terreno los trastornos ansiosos producidos por la liquidez del tiempo.

Pero para todo mal hay un remedio. La reflexión y la toma de acciones para nuestra propia vida son el único modo de "escapar" de este mal que nos aqueja y que ha venido para quedarse.
Desde el hombre primitivo que trabajaba para su supervivencia todos los días hasta el hombre de las ciudades hipermoderno que, sacando excepciones entrópicas propia del sistema que amerita otro posteo distinto, nuestras necesidades básicas están maso menos resueltas.

En mi caso particular las obligaciones (principalmente laborales) no resueltas son casi percibidas como una amenaza. La cultura corporativa nos llena de obligaciones, plazos y tiempos que deben ser cumplidos. Detengámonos por un segundo y vamos a notar que el incumplimiento de esas obligaciones, salvo una situación desagradable recibida por nuestro jefe por dicho incumplimiento, no va a tener mayores inconvenientes, ni para nosotros ni para otros (Salvo que sea médico o trabaje directamente con la vida humana, en ese caso desestima el comentario). Nos hemos creado un mundo simbólico de obligaciones y deberes impuestos y nos hemos olvidado que somos los creadores de nuestra propia felicidad.
Detenerme a contemplar el cielo desde mi habitación en el octavo piso o salir a caminar y perderme por calles y detalles que nunca percibí, aun en el barrio que vivo hace 24 años, han sido mi forma de escapar a la productividad. Llegar a la conclusión de que, aunque no entregue ese informe o no prepare esos detalles a tiempo, todo estará bien es la única forma que tenemos de ser verdaderamente felices. Eso sumado a que elija verdaderamente lo que quiero hacer, pero sobre todo, lo que quiero ser, aún más profundo y delicado.

El tiempo es líquido, hay que elegir sabiamente lo que hacemos con él.

"Dios creó el tiempo, pero el hombre creó la prisa."
Proverbio irlandés 

29.8.16

El tirano

Golpea la mesa ofuscado. De inmediato entran los guardias y se llevan al bufón. El número 24 desde que el tirano llegó al poder. Verá, ser bufón no paga en este reino. Un chiste de más, una mueca mal articulada y ¡Zas! se acabó la función para siempre. Altura imponente, mirada férrea y mandíbula de acero. Hay ciertos hombres que parecen haber nacido con la carencia de vacilar. La mayoría de los mortales sentimos una rigidez en el estómago ante algún conflicto o situación desagradable. Él no. Su estómago parece una fortaleza amurallada, impenetrable, inclusive hasta para cualquier atisbo de conciencia remanente de su alma.
Ya en sus aposentos, el tirano se despoja de esa imagen férrea para caerse casi desplomado en un lecho que por la caída simula ser un lecho de muerte. El tirano muere todos los días. Detrás de cada golpe, cada grito y cada orden dura, una pizca de humanidad desaparece lentamente. Como los granos de un reloj de arena, que se escurren hacia la parte inferior, lentam pero constante. En todo déspota hay un niño bueno, amable, cálido. El niño sólo quiere dejarse llevar, contemplar las estrellas, nadar en el arroyo. Pero el adulto, producto de su hambre y avaricia empieza a encerrar al niño en una jaula. Lo tortura lentamente. Primero le saca la lengua para que no hable, los ojos para que no mire pero cruelmente le deja los oídos para que escuche desde lo profundo del interior. Y así como el niño, el interior se desgarra, debilitando a todo el ser.
Los primeros claros de la mañana golpean el rostro del tirano. Ese hombre debilucho, rendido, se incorpora nuevamente en su recamara. Junto con sus ropas retoma vigorosidad, casi como si las prendas estuvieran poseídas, depositando estas en ese ser toda su severidad implacable.
Los soldados lo escoltan hasta el salón principal. La música y la danza iluminan el lugar de manera tímida, como si no quisieran llamar la atención. El nuevo bufón le muestra al público 4 pelotas. Comienza a realizar su gracia hasta que, producto de un pequeño desliz, deja caer una de las pelotas al suelo. El tirano golpea fuertemente la mesa impregnando nuevamente un silencio ensordecedor en toda la sala. Entran los guardias, toman al bufón y se lo llevan. Es el número 25 si no cuento mal desde que el tirano llegó al poder...

21.8.16

Los Juegos Olímpicos de la Antigüedad

Los juegos de Río están llegando a su fin pero para no desesperar hasta los próximos en 4 años les traigo un posteo sobre el origen de los juegos olímpicos.

La reseña fue tomada de historiasybiografias.com. 

¡Que la disfruten!


La historia de las competencias deportivas masivas, se remonta varios siglos atrás, donde los principales ejemplos los encontramos en la antigua Grecia.

En sus principales ciudades, tales como Corinto, Delfos o Argólida, se organizaban eventos atléticos en honor de los dioses, sin embargo, los más importantes eran los que se celebraban en honor del dios Zeus en la ciudad sagrada de Olimpia, (una pequeña población en la parte noroeste de la península del Peloponeso, a unos 300 kilómetros de Atenas) cada cuatro años durante el verano.

Así, los Juegos Olímpicos nacieron en el 776 a.C., y durante cerca de tres mil años fueron el marco de competencias en las que participaban atletas de todas partes de Grecia y en las cuales siempre reinaba la paz, pues aunque existiera guerra en el momento que se efectuaban los juegos, se imponía una tregua entre los contendientes para no interferir en la realización de la olimpiada.

En sus primeros años, esta justa fue realizada mediante una sola competencia: una carrera de aproximadamente 190m en las inmediaciones de la ciudad. Pero con el paso del tiempo, los antiguos griegos decidieron añadir más disciplinas, como las carreras de distancia, la lucha y el pentatlón (en éste se combinaban el salto de longitud, el lanzamiento de jabalina y disco, así como carreras de velocidad y lucha).

Personas de todos los rincones del territorio griego asistían a ver las competencias, y se instalaban en tiendas de campaña en los alrededores de Olimpia y la ciudad vecina Élide. Entre los espectadores siempre podía contarse a políticos y autoridades de alto rango que aprovechaban la ocasión para concertar alianzas entre las ciudades, o comerciantes que vendían de todo, también a artistas y poetas que participaban en los festejos nocturnos o actuaban en los espacios públicos; así como a espectadores comunes que llenaban el estadio para ver las competencias.

En aquellos antiguos juegos participaban solamente hombres libres que hablaran griego, y las mujeres, tenían estrictamente prohibido intervenir. A tal grado existía la restricción, que aquellas que atrevieran a contravenir esta disposición podían ser castigadas incluso con la muerte si se les descubría en los juegos. Sin embargo había competencias de carrera para mujeres, las más famosas eran las que se llevaban a cabo en el estadio Olímpico en honor de la diosa Hera.

Entonces, aquellos que participaban, lo hacían compitiendo, a diferencia de nuestros días, siempre a título individual y no como hoy representando a un país. Curiosamente no se entregaban medallas; solamente se colocaba en la cabeza del ganador una guirnalda hecha con hojas de olivo. En todo caso, a los triunfadores se les concedía el honor de colocar una estatua con su efigie en la mítica Olimpia. En consecuencia, la fama seguía a los campeones olímpicos. En sus ciudades natales se erigían bustos de los vencedores y se escribían poemas en su honor.

A su regreso, los victoriosos recibían una bienvenida de héroes, con un desfile por las calles. También los podían recompensar con dinero, obsequios, se les condonaba el pago de impuestos, entre muchas otros beneficios; mientras que a los participantes que hacían trampa se les castigaba cobrándoles una multa que servía para financiar estatuas de bronce en honor de Zeus que se ponían en el camino al estadio Olímpico, en las cuales se escribía el nombre del tramposo y su ofensa.

Dentro de las principales características en las que se efectuaban aquellas olimpiadas, encontramos que antes de que comenzaran las competencias, los atletas tenían la obligación de sacrificar un cerdo en honor de los dioses, así como que la gran mayoría de los participantes contendían completamente desnudos, como forma mostrar con orgullo su condición física.

Uno de los espectáculos más célebres de los juegos fueron las carreras de cuadrigas, es decir, carrozas tiradas por cuatro caballos. Hay noticias de competencias en las que participaban hasta 40 carros. Tenían que dar lo más rápido posible doce vueltas a la pista que medía aproximadamente 1250m, sin importar las enormes cantidades de polvo que levantaran, o las caídas y vuelcos que sufrieran.

Incluso había cocheros, llamados aurigas, que perdieron la vida dentro de estas peligrosas competencias. Pero el más violento de los espectáculos deportivos en aquellas olimpiadas era indudablemente el pancracio. Esta era una lucha casi a muerte entre dos atletas, que combinaba el boxeo y la lucha libre. En este evento se permitía todo excepto romper dedos, sacar ojos y morder.

Pero los juegos olímpicos de la antigüedad no sólo eran un evento atlético. También favorecieron el desarrollo cultural al amparar la creación humana en diversos campos como en la escultura, arquitectura, matemáticas y poesía. Por ejemplo, destaca el Templo de Zeus en Olimpia, diseñado por Libon, y en cuya edificación se usó un sistema de proporciones geométricas que se basó en los planteamientos de Euclides.

Mientras que en la escultura, los juegos inspiraron el famoso “Discóbolo” de Mirón”. En cuanto a la poesía, se conocen infinidad de odas (como las “Olímpicas” y los Epinicios”), escritas por famosos poetas, como Píndaro y Simónides, para inmortalizar los triunfos de los atletas en las Olimpiadas

La última olimpiada de la antigüedad, con una larga lista de campeones, nombres y proezas, fue la del año 394, ya en la era Cristiana. Prohibidos por el emperador romano Teodosio I, por considerarlos un espectáculo pagano, condenó a la antorcha olímpica a mantenerse apagada hasta el siglo XVI donde Pierre Frédy, Barón de Coubertin y un grupo de soñadores, celebraron los primeros juegos olímpicos de la modernidad.


15.5.16

(R) Evolution

La Revolución siempre fue algo poético que hincha el corazón. Muchos han muerto por esas revoluciones y otros más por las consecuencias de ellas. 
Esa visión romántica de luchar por algo más grande que nosotros ha traído sus beneficios pero todavía no se ha logrado esa madre de revoluciones absoluta que venga a terminar con la injusticia, la desigualdad y la opresión de los desposeídos.
La intención no es analizar los motivos por los cuales las grandes revoluciones de la historia fallaron en esto último (no ser definitivas) ya que eso supondría una longitud mucho mayor a un simple posteo y requeriría de una mente mas elaborada y estudiada que la mía.
A pesar de no ser un gran pensador, siempre me atrajo la poética de terminar con la desigualdad, de cambiar el mundo, de hacer de este un mundo mejor. Hoy en día debo reconocer que esa "lucha" por cambiar las cosas me parece sumamente trabajoso e inabarcable para una sola persona porque estas revoluciones tuvieron eso, un líder capaz de ordenar a los revolucionarios en pos de trabajar por ese objetivo. 
Vivimos en el mundo de la moneda. De más pequeño (me sigo considerando pequeño) veia a la realidad como el patio trasero de los poderosos, el reino de la desigualdad en donde las mayorías son manipuladas a antojo de pocos y yendo hacia un futuro que depara sólo más dominación. Maquinaba miles de maneras para cortar ese hilo de dominación. Pensaba estrategias, consideraba alistarme en un partido y luchar. Por cierto debo decir que sólo quedaba en un estado especulativo y de sufrimiento constante. Era capaz de detectar lo mal que funcionaban las cosas pero tanta "paja mental" me bloqueaba y me impedía entrar en acción.
Por sendas transformaciones de mi vida, ese mundo lúgubre, copado por la injusticia y el caos comenzó a mostrarme otra cosa. A diferencia de lo que yo pensaba, también había razones para entusiasmarse por un mundo más justo y más fácil de conseguir. Comprendí que no vivíamos en una era de blancos y negros sino más bien de claro-oscuros. La evolución no era una linea ascendente o descendente, sino zigzagueante y en paralelo por donde se lo mire. Mientras que en ciertos rincones matanzas religiosas y guerras se desatan por doquier, los movimientos juveniles, el intercambio cultural y la paz florecen en otros. 
Por esto mismo dejé de buscar la Revolución y empece a entender que la (R) Evolución empiezan por uno. Si uno no cambia, es muy dificil que lo demás sí. Y me atrevo a decir que esta (R) evolución porvenir será pacífica y la veremos, ya no en un único líder que dictamina los pasos a seguir al resto, sino en millones que conciben la vida desde un lugar más justo, armónico y responsable.
El lector pensará: "Ver para creer". A este le contesto que lo veo todos los días.
Lo veo cuando una mujer con un bebé en brazos se cae al pisar mal y 5 personas se acercan a asistirla. También lo veo cuando uno se queda sin crédito en la sube y siempre hay alguien dispuesto a ceder la suya para que alguien viaje. Lo veo en los jóvenes, que si bien se encuentran mediatizados por la tecnología, lo hacen en base a un compartir social que sigue existiendo y es un dato importante (Años atrás, se pensaba en la exhaltación del individuo. Hoy hay más bien hay una exhaltacion de lo social).
Por supuesto que antes la gente era más educada, se jugaba en las calles, había menos violencia y menos drogas. ¿Pero no es acaso esta época una consecuencia de esta otra? No podemos reducir al presente y compararlo con el pasado porque estos dos están unidos y los factores de uno son las consecuencias del otro.
Más allá de este enamoramiento de la época que pasó la época que vendrá es prometedora. Los jóvenes viven con mayor libertad, renuncian a sus trabajos si estos no los completan, gozan de una mayor libertad sexual (entendida con la opción de que pueden elegir una pareja y no van a ser apedreados por ello), se interesan por lo colectivo y tienen un mayor interés por ser equilibrados con el medio ambiente.
Por mas que le busquemos la vuelta la (r) evolución esta en la armonía, en el equilibrio. Y ese equilibrio es tanto interior, como exterior. Es más, me atrevo a decir que si uno logra un equilibrio interior, el exterior se dará mucho más fácil.
Hay un camino al equilibrio. Se amable, sonríe, saluda, da las gracias.Cuidate. Haz cosas que disfrutes. No pienses tanto en lo que piensan los demás. No pienses tanto. Escucha a tu corazón. Simpleza descubierta de toda preocupación.  Tenemos una herencia de lo racional que pondera que lo emocional te lleva a cometer errores cuando la verdad es que tanto un extremo como el otro son nocivos para el ser.
Muchos como Mandela o Gandhi han demostrado que estando encadenados se puede ser libre y otros siendo libres portan una cadena y llevan la piedra eternamente como Sisifo. La piedra no es física, es espiritual.
Ya sea este mundo material lo único, un paso al cielo o un espacio de aprendizaje, es posible ser luz, aunque uno parezca rodeado de tinieblas.


"Don't you know it's gonna be alright
Alright, alright..."
Revolution, The Beatles

8.2.16

El significado católico del Carnaval

Que tal queridos lectores,

Seguramente ya están disfrutando del feriado largo de carnaval (si son de Argentina). Más allá del merecido descanso y festejo que permite la fiesta,  para los que sienten curiosidad del origen y significado de esta continúen leyendo las siguientes lineas.

Si bien festividades anteriores se festejaban en el Antiguo Egipto o en el mismo Imperio Romano, la celebración documentada data de la edad media cuando la Iglesia Católica lo impuso como festividad.

Los días de carnaval dan inicio unos días del miércoles de ceniza, día que da comienzo a la cuaresma. es decir, como lo indica la palabra, un período que consta de 40 días hasta el Domingo de Ramos, momento que celebra la entrada de Cristo triunfante con sus seguidores a Jerusalén.

El miércoles de ceniza es un día caracterizado por invitar a una profunda reflexión. Se utilizan las cenizas de las palmas utilizadas en el Domingo de Ramos del año anterior y, al igual que el viernes santo, se instruye a mantener ayuno*. Las cenizas se reciben generalmente en la frente como símbolo de que, lo que fue gloria en el pasado puede cambiar rápidamente en el presente.**

En relación a la penitencia y el ayuno nos encontramos conque la palabra Carnaval (Palabra en latín Carne-vale) significa adiós a la carne. Tal vez, el período cuaresmal tan reflexivo y penitente por venir, iniciado por el miércoles de ceniza, probablemente haya determinado a los días de carnaval como días de gran libertinaje y festejo desmedido.

Si bien el carnaval es una festividad celebrada diversa y variadamente en distintas partes del mundo, entre los principales se destacan el de Río de Janeiro (El más grande del mundo), el Mardi Gras en Nueva Orleans y el de Venecia con sus tradicionales máscaras.

Más allá de los festejos y el color, siempre hay un sentido y un origen detrás. Sólo hay que mantener la curiosidad a flor de piel y lanzarse a la búsqueda.

*: Algunos mantienen la tradición de realizar ayuno durante toda la cuaresma.
**: Esta es una de las acepciones, culturas antiguas utilizaban ceniza como sentido de penitencia para celebrar sus rituales.